• White Instagram Icon

© Copyright 2023 by Colegio Victoria

Contacto

Tel: 01.231.31.3.11.85 / 01.231.31.3.08.79

Email: admisionescolegiovictoria@gmail.com

Dirección

Guadalupe Victoria 5.

Colonia Centro. C.P.73800 

Teziutlán, Puebla, México

IDEARIO

LOS ORÍGENES

En la década de los sesentas, un grupo de entusiastas teziutecos decidieron abrir en Teziutlán, Puebla, un colegio de inspiración católica, que se dedicara a la formación de niños varones, mediante la promoción de valores y excelencia académica.

Inspiración Católica con una sólida formación orientada cristianamente. Educación integral del ser humano: educación que promueva la formación humana y la excelencia académica. Fe, cultura y vida.

NUESTRA HISTORIA

Misión

Somos una comunidad educativa de inspiración católica, sustentable y de fines no lucrativos, comprometida con la excelencia académica y formativa.

 

EL INICIO.

Así, el 01 de febrero de 1966, con 77 alumnos inscritos para primaria, el Colegio Victoria, A.C., en lo sucesivo: el Colegio, abre sus puertas.

 
 

P. LUCIANO HERNANDEZ BARRIENTOS

Durante sus dos primeros años, el Colegio estuvo a cargo del P. Luciano Hernández Barrientos (q.e.p.d.), quien fuera el fundador y director del hoy extinto Instituto Pacelli.

LOS MARISTAS.

    El 01 de febrero de 1968, llegan a Teziutlán, Puebla, para hacerse cargo del Colegio, los Hermanos Maristas, en lo sucesivo: los maristas. Todos ellos vienen a nuestra mente y, sobre todo, a nuestro corazón, porque enriquecieron a nuestra Ciudad con su testimonio de amor desinteresado. De entre todos ellos, uno es digno de especial recuerdo: el H. Reynaldo Herrera Hernández, q.e.p.d., primer superior de la comunidad de los maristas en Teziutlán.

     Casi trece años estuvieron los maristas entre nosotros, compartiendo la espiritualidad de su fundador, San Marcelino Champagnat, resumida en el lema: “Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús”.

   Por razones fuera de nuestro alcance, al terminar el ciclo escolar 1979-1980, los maristas dejan Teziutlán, para trasladarse a otro lugar que la Providencia les tenía reservado.

 

UPAEP Y UNIDADES BÁSICAS.

     Es en este clima como llega a Teziutlán, Puebla, la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, A.C., en lo sucesivo: la UPAEP. Gracias a su invaluable apoyo, el Colegio retoma su rumbo.

 

Ante un mundo tan cambiante, cada vez más exigente en todas las áreas, y con especial énfasis en la educativa, la UPAEP decide crear, por allá de inicios del presente siglo, a Unidades Básicas UPAEP, A.C., en lo sucesivo: Unidades Básicas: entidad con personalidad jurídica propia, pero dependiente de la Junta de Gobierno de la propia UPAEP.

  Unidades Básicas nace con la intención de atender y desarrollar en forma más profesional las secciones de Preescolar, Primaria, Secundaria y Bachillerato de las diversas instituciones educativas aliadas.

     A Don José Antonio Quintana Fernández y a todos los que enarbolaron la bandera de esta querida Casa de Estudios durante estos años, haciendo tanto bien en estas tierras serrano-costeñas, les expresamos nuestra más profunda gratitud.

 

IMEX

En su Visión 2015, la UPAEP se propone avanzar ascendentemente dentro del ámbito de la ciencia y la cultura, dejando, en consecuencia, de considerar, dentro de su planeación estratégica, a Unidades Básicas.

Como consecuencia de este propósito, a partir del 01 de agosto de 2008 el Colegio convino una nueva alianza estratégica que lo vincula con el Instituto México de Puebla, A.C., en lo sucesivo: el IMEX, y tal vez más adelante, con otras instituciones educativas.

 

MIRANDO EL MAÑANA

A la distancia de más de cinco décadas de aquel primer día de clases y no sin un gran número de retos y dificultades que se han tenido que afrontar y resolver, el Colegio continúa entre nosotros gracias a Dios, que es rico en misericordia, y al siempre responsable y comprometido trabajo de toda su comunidad educativa.

El reto que el Colegio tiene por delante es de enormes proporciones, pero si nos mantenemos fieles a los principios que le dieron razón de ser, seguros estamos que podremos afrontarlo y salir de él airosamente.